Hemodiálisis Panamá

diálisis y la calidad del agua

La calidad del agua es muy importante en diálisis

Doctor Francisco Caravaca, nefrólogo del Hospital Infanta Cristina de Badajoz y doctor Rafael Pérez, jefe del servicio de nefrología del Hospital Infanta Leonor de Madrid.

La diálisis y la actualidad relacionada con estas técnicas en pacientes con insuficiencia renal crónica van a ocupar estos próximos minutos en el marco del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología ¿ Saben, por ejemplo, lo importante que es la calidad del agua en la preparación del líquido que habrá que utilizar en diálisis y lo grave que puede ser si esta agua no está en buenas condiciones?¿ Saben que existe la posibilidad de hacer diálisis en el propio domicilio con toda la comodidad para el paciente, incluso durante el sueño? Y sin embargo, se conoce poco o no está lo suficientemente extendida. Para un número importante de pacientes, la diálisis es la antesala al trasplante. Para aquellas personas que padecen otro tipo de enfermedad o su edad es muy avanzada, no es aconsejable el trasplante y necesitan diálisis toda la vida.

Uno de los problemas que tiene el tratamiento de la diálisis es que la calidad de vida del paciente es mala, ya que supone estar muchos días y horas en un hospital. Se debe hacer 3 veces por semana. uno de los aspectos que se intentan mejorar es la calidad de vida, ofreciendo al paciente el poder realizar el tratamiento en su domicilio. Con esto, también se pretende lograr que las sesiones de diálisis sean más cortas pero todos los días. Eso mejoraría el estado del paciente después de cada sesión, ya que estas serían mejor toleradas. De esta manera, el tratamiento sería más eficaz a la hora de limpiar al riñón.

Los pacientes que realizan la diálisis en casa, han tenido que pasar, previamente, por una curso para saber cómo debe hacerse con todas las garantías. La diálisis en casa fue una de las primeras maneras en que se utilizó el tratamiento. Con la proliferación de centros y la aparición de nuevas tecnologías, cada vez se fue utilizando menos esta técnica en casa.

La diálisis peritoneal es una forma más sencilla de diálisis en casa, que no requiere tanta formación por parte del paciente aunque no cubre la necesidades de muchos de ellos. Por eso se está retomando la hemodiálisis en casa para cubrir a todos estos pacientes que han tenido problemas con la diálisis peritoneal.

La diálisis peritoneal es un tratamiento en el cual la extracción de sustancias que quedan retenidas porque el riñón no funciona se realiza a través del peritoneo, que es una membrana situada en el abdomén que recubre todas las visceras huecas. Se le infunde un líquido que, al cabo de 3 o 4 horas, se convierte en una sustancia muy parecida a la orina y que es extraído. Se repite la operación unas 3 o 4 veces al día.

En la hemodiálisis la sangre del paciente se pasa por un filtro donde se extraen las sustancias tóxicas.

Si el paciente no tiene contraindicación a ninguna de las técnicas, se le informa sobre sus ventajas e incovenientes de cada una de ellas y es quien toma la decisión. Las dos técnicas se pueden utilizar por la noche, mientras el paciente duerme.

Se intenta promocionar la diálisis en casa para personas jóvenes, para que puedan seguir con su trabajo, sus estudios y socialmente activos.

La calidad del agua en diálisis es muy importante porque, cuando se pone en contacto con la sangre para depurarla, si lleva contaminantes pueden pasar a la sangre. El agua es extraída de la red y se somete a un proceso de purificación, para que esta sea similar al suero. En el centro de diálisis hay una planta de tratamiento de agua, que utiliza los mecanismos para la purificación del agua; el más utilizado es la osmosis inversa.

En las diálisis en casa también hay que purificar el agua. Para ello existen máquinas de menor caudal e incluso pueden ir acopladas a las máquinas de diálisis. En el caso de la diálisis peritoneal, el agua que se inyecta ya viene en preparada en bolsas.

Se debe pasar unos controles rigurosos y el agua debe cumplir unos estándares para poder ser utilizada en diálisis; aunque todavía puede mejorarse la calidad y pureza. La preocupación actual reside en la contaminación bacteriana, ya que gérmenes y bacterias son muy difíciles de eliminar. Hay que eliminar los tratamientos que evitan las bacterias, como la cloración y eso hace que se puede contaminar a un paciente.

Las bacterias desprenden una sustancias llamadas endotóxinas que pueden pasar del agua a la sangre del paciente y este puede sentir, al final de la diálisis, una sensación de destemplanza o incluso fiebre. Se está intentando que todas las máquinas lleven un filtro para evitar las endotóxinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *